La Luna que abraza al Sol: Capítulo 3


Cada capítulo que pasa la cosa se pone mejor y mejor, y el ver a estos jóvenes actores haciendo un trabajo tan bueno, me hace desear que el tiempo no pasara y tuviéramos un drama que nos contara las historia de amor y amistad de la infancia de estos personajes.Pero estando leyendo el libro, se que la historia adulta también tiene mucho que ofrecer,y a pesar de saber que negros nubarrones acechan a estos muchachos, no me queda nada más que andar con ellos, y con vosotros este trayecto hasta el final.

Si queréis ver el este episodio en versión original y sin subtítulos, lo podéis encontrar en dramabag cortesía de WonderGirl

Capítulo 3:

A su llegada a las puertas de palacio Nok-young  percive la energía de las dos lunas. Al mirar a Yeon-woo, recuerda las últimas palabras que su amiga Ah-ri le dijera sobre una niña cuyo destino es el de proteger al sol, pero si se acerca mucho al sol sera destruida, por lo que Nok-young debe protegerla.

Mientras, junto a Yeon-woo, sale de otro palanquín Bo-kyung, y de inmediato se dan cuenta de que ambas han llegado a palacio para ser las damas de compañía de la princesa. Esta claro que ninguna de ellas esta contenta con esta situación, as fin de cuentas Bo-kyun le dio una paliza a Seol y Yeon-woo la puso en su sitio por haber lo hecho.

Una de las chamanes de palacio le comunica a Nok-young que la reina madre la esta esperando, por lo que Nok-young se marcha, no sin antes echar un ultimo vistazo a las jóvenes.

Nok-young se reúne con la Reina Yoon e informa a la reina que ha logrado acometer con éxito la tarea que le había encargado. Porque el mundo está en desorden, que tomó más tiempo de lo previsto. Reina Yoon quiere que Nok-young observe a las dos niñas seleccionadas como damas de compañía de  la Princesa Minhwa, para que vea si una de ellas puede ser la futura esposa del príncipe heredero . La reina madre quiere que Nok-young determine si alguna de las muchachas tiene el rostro puro de la futura reina. Aunque Kok-young intenta controlar su reacción, es aparente en su mirara el miedo, pues sabe que ambas candidatas son validas, pero que la vida de la más adecuada estará en peligro si es seleccionada.

Por su parte, Yeon-woo y Bo-kyung son conducidas a un cuarto donde ambas han de esperar la llegada de la princesa. De inmediato ambas se sientan en esquina opuestas de la habitación. Pero Yeon-woo decide terminar con las hostilidades e indica que lo mejor seria olvidarse de sus hostilidades y llevarse bien. Bo-kyung recuerda el consejo que le diera su padre: nunca dejes que otros sepan cuales son tus verdaderos sentimientos. Así que accede a la propuesta de Yeon-woo (almenos de la boca para  fuera). Yeon-woo se siente aliviada, pues estaba convencida  de que Bo-kyung resentí lo sucedido aquel día con Seol, y le sugiere a Bo-kyung que a partir de ahora sean buenas amigas. Tragándose toda la bilis que su hígado pueda producir, Bo-kyung sonríe con falsedad y asiente con la cabeza.

Mientras, Hwon esta cual gato enjaulado, paseando de arriba para abajo en su cuarto. Los nervios de saber que la chica que le  gusta pronto entrará en palacio no lo dejan tranquilo. Se acerca a mirar la planta que Yeon-woo le regalara, y se dice a sí mismo que por más que la mira, no parece que sea una flor.  Es entonces que se le ilumina la cara al pensar que ahora se lo puede preguntar en persona.

Sus pensamientos son interrumpidos por la entrada en la recamara de su eunuco, Hyung-sun, que llega para confirmarle que la hija del ministro Heo, Yeon-woo es una de las dos muchachas elegidas como damas de compañía de su hermana.  Hwon se dice a sí mismo “como me imaginaba, Yeon-woo.¡Qué nombre tan hermoso!

De inmediato Hyung-sun se percata de que a Hwon le gusta una de las chicas que a entrado en palacio. Que es cuando Hwon agarra la mano de Hyung-swuy mirándolo a los ojos, le dice que él sólo puede contar con Hyung-sun. Es más que obvio que lo que quiere es pedirle un favor a Hyunhg-sun, por lo que este se niega de inmediato a cualquier favor que Hwon le vaya a pedir. Como Hwon bien sabe, el prícipe heredero no puede verse con una chica en privado. ¿A caso se ha olvidado de lo que pasó la última vez? El trasero de Hyung-sun aún duele de la última vez.

Pero Hwon le recuerda que cuando Hyung-sun estaba decaído por no pasar los exámenes de palacio, fue él quien estuvo apoyándolo en todo momento.  Hwon: ¿quién te ayudó a concentrarse, estudiar, y quién te dio tutoría para el examen? ¿Quién fue? Hyung-sun: Fue usted, el príncipe. Hwon le pregunta quién lo ayudo a conseguir el puesto de trabajo que tiene ahora, Hyung-sun le responde que el príncipe. Hwon sonríe satisfecho.

Hwon escribe una nota para su adorada Yeon-woo:

Tras oír que venías, no pude dormir.

Pronto te enviaré a alguien.

Hasta entonces,

Lee Hwon

Hyung-sun logra convencer con un soborno a una de las doncellas de palacio para que incluya la nota en el paquete para Yeon-woo.

En otra parte del palacio, Yeon-woo y Bo-kyung estan teniendo una audiencia con la Reina Han (madre de Hwon y Minhwa), quien esta a cargo de controlar que ambas muchachas cumplan con las reglas de etiqueta de palacio. Pero poco importa que la Yeon-woo y Bo-kyung sigan el protocolo, cuando tan pronto como Minhwa entra en la habitación se lo salta y se sienta  frente a las dos muchachas demandando saber quien es la hermana de Yeom. Algo incomoda, y temerosa Yeon-woon admite ser ella, y de inmediato Minhwa le responde que sabía que tenia que ser ella, pues es tan bella como su hermano. Seguidamente la princesa le da un regalo, mientras Bo-kyung observa claramente molesta. Pero en una situación similar, quién no estaría molesta, no cabe duda de que nos podemos olvidar de que el corazón de Bo-kyung se vaya a ablandar, ahora que esta viendo tanto favoritismo por parte de la princesa.

Es hora de que las dos damas de compañía presenten sus respetos a la reina madre. La reina madre esta acompañada de la madre de Minhwa, la reina Han, y de la concubina real Park, madre de Yang-myung. La reina madre les dice que ambas son flores que están apunto de florecer, y les ruega que cuiden de la princesa Minhwa.  Mientras Nok-young observa a las dos candidatas a esposas del príncipe heredero, escondida tras un biombo. Nok-young: Sobre el cielo de Josun hay dos lunas.

Lo que me fascina de esta escena es el rosto afable tanto de la reina Han como de la concubina Park. Como he mencionado con antelación ambas parecen estar en muy buenos términos, cosa que es poco común.

Al parecer hoy hay un evento deportivo en palacio, y hyung-sun esta intentando convencer sin éxito a Hwon de que no participe. Justo entonces se encuentran con Yang-myung, que finalmente ha decidido visitar palacio. Hwon no puede ocultar su entusiasmo y corre a los brazos de su hermano. Yang-myung le confiesa que ha venido no sólo a verlo a él, si no también a Yeom, de quien es amigo desde que abandonara palacio.Para poder pasar más tiempo con su hermano decide invitarlo al partido, y ordena a sus guardias que se dividan en dos grupos. Yeom y Yang-myung,de azul,jugaran en su equipo, contra los guardias, de rojo, capitaneados por Woon.

Tan pronto como los tres amigos están frente a frente intercambian miradas y sonrisas, para terminar con un saludo chocando sus puños, lo que hace que Hwon se sienta algo dejado de lado. Es entonces cuando Yang-myung y Yeom le explican que ambos estudiaron juntos y que Woon fue el que alcanzo el primer puesto en artes marciales.  Woon lo saluda formalmente, es entonces que Hwon recuerda su primer encuentro con Yeon-woo y como ella le dijo que el ganador del premio al mejor en las artes marciales era amigo de su hermano.  Para confusión de todos, Hwon sonriente le dice a Woon “Tu casi te conviertes en mi hermano, esta es otra coincidencia curiosa.”

Mientras tanto, Yeon-woo, Bo-kyung, y Minhwas están bordando en silencio, pero es más que aparente que la princesa no esta disfrutando de la labor. En su cesta de material Yeon-woo encuenta la nota que le mandara Hwon.  Lo divertido del momento es que Yeon-woo interpreta la carta como si Hwon estuviera molesta con ella por su osadía cuando se vieron por primera vez, y toda nerviosa esconde la carta en su cesta. Esto la delata frente a Bo-kyung que a pesar de que Yeon-woo lo deniegue, se da cuenta de que esta escondiendo algo.

Incapaz de aguantar el tedio de estar encerrada en un cuarto bordando, Minhwa agarra de la mano a Yeon-woo y la arrastra a jugar a la calle, seguidas de la doncella de la princesa que esta alarmada con el comportamiento de la princesa. Bo-kyung se dispone a seguirlas a desgana, por haberla dejado de lado, cuando recuerda la carta que Yeon-woo escaondió, y decide darle un vistazo ahora que esta sola. Bo-kyung lee el nombre del remitente, pero no creo que se de cuenta de quién se trata realmente.

Mientras están jugando en uno de los patios de palacio Hyung-sun se acerca a Yeon-woo siguiendo las ordenes del príncipe. Pero Yeon-woo niega ser la hermana de Yeom, a pesar de que Hyung-sun esta convencido de que se parece a Yeom. Así que Hyung-sun asume que la hermana de Yeom es Bo-kyung, pero es interceptado por Min-hwa que quiere saber donde encontrar a Yeom.

Pronto las chicas están viendo el partido de “futbol”, mientras el duo de prícipes y Yeom lo tienen duro v¡con un portero como  Woo. Aunque finalmente logran marcar un gol y lo celebran. Los ojos de Min-hwa no pierden de vista a Yeom, mientras Yeon-woo y Bo-kyung sonrien al ver a Hwon.

La reina madre espera impaciente la respuesta de Nok-young.  Tras unos segundos de espera, Nok-young la felicita, por lo que la reina madre revela por fin sus verdaderas intenciones, al decir “En verdad la hija del ministro Yoon…” Nok-young no la contradice, pero abandona palacio diciéndose a sí misma

Esto es sin lugar a duda una broma del destino. Mientras que una tiene las cualidades de la  próxima reina, y al mismo tiempo nunca podrá alcanzar dicha posición. Mientras que la otra no tiene ninguna de esas cualidades para ser reina, pero llegará a ocupar dicha posición. Dos lunas…Dos soles… y olor a muerte

Por su parte los muchachos continúan jugando, y pasando un buen rato, hasta que uno de los del equipo rojo le corta el paso a Hwon provocando accidentalmente que Hwon se caiga. De inmediato uno de los oficiales del equipo azul ordena que arresten al jugador del equipo rojo que causo que Hwon se cayera. Pero Hwon les ordena que lo suelte, y les dice que quiere que jueguen bien, y no le pasen el balón siempre a él, o le dejen el paso abierto sólo por que es él. En resumidas cuentas que no por ser el príncipe heredero deben tratarlo de una forma condescendiente. Esto hace que Yeon-woo lo mire con admiración.

Justo entonces llegan una de las doncellas buscar a Minhwa para que regrese a su recamara. Pero Minhwa, perdida en la belleza de Yeom, le dice despreocupada que no hay de qué preocuparse, pues el rey esta siempre de su lado.

La comitiva de la princesa abandona el campo de juego, pero Yeon-woo se detiene un instante a mirar a los jugadores. Con entusiasmo Yang-myung sonrie, pensando que lo esta mirando a el, pero pronto se da cuenta de que Yeon-woo sólo tiene ojos para Hwon. Yang-myung se dice a sí mismo: Incluso si todos los demás se convierten en hombres del príncipe heredero, no importa. Siempre y cuando tu seas mía. ¿A quíen no le rompen el corazón estas palabras? ¿Por qué sera que le tengo tanto apego a este personaje aun a sabiendas de que no puede ganar? Masoquista que soy.

De regreso a los aposentos de la princesa se cruzan con la comitiva del rey, que se alegra de ver a su hija y sus dos nuevas compañeras de estudio. Cuando el rey le pregunta a su hija que qué tal lo esta pasando con sus dos nuevas compañeras de “estudio”, Minhwa de inmediato salta a decir que l a que mejor le cae es Yeon-woo. Cosa que no sienta muy bien ni al ministro Yoo allí presente , ni al consejero Heo, consciente de los peligros que su hija puede correr de atraer demasiada atención. El rey felicita a ambas niñas, lo que hace que ambos padres le agradezcan los elogios. Luego el rey le pregunta a las niñas si saben el significado de cirto dicho “Ahora que habeis entrado en palacio, no habléis de la calidez del árbol que alberga”. El rey dirige la pregunta primero a Bo-kyung, quien alega que siguiendo las doctrinas de su padre, toda buena mujer debe mantenerse alejada de los libros. El rey parece satisfecho con su respuesta, pues siguiendo las normas de la época eso era lo acostumbrado. Pero de igual manera dirige a pregunta a Yeon-woo, quien le da la respuesta correcta. Yeon-woo mira a su padre quien con una mirada le da permiso para que hable libremente.  Yeon-woo explica como el dicho proviene de una historia de una dinastía previa. En la que el personaje no estaba permitido ni siquiera a describir que tipo de árboles había en palacio a sus familiares más cercanos. Lo que se traduce en que cualquier cosa que se vea o oiga en palacio jamás debe ser revelada a nadie.  Satisfecho el rey les advierte que no olviden este dicho y parte con su comitiva. Pero tanto Dae-hyung como su hija están molestos con el resultado de este encuentro.

De vuelta en su despacho, el rey recibe la visita de Yang-myung, e incluso los sirvientes esperando tras la puerta se preparan para la tormenta que se avecina.  Una no puede sentir más que lastima por este joven que se dirige a su padre como si fuera un súbdito más, y no su hijo. Yang-myung se disculpa por haber regresado a palacio sin el permiso del rey. El rey que en todo momento es frío y distante le pregunta que para qué ha venido. Yang-myung le confiesa que tiene un favor que pedirle. Hay una muchacha en la que esta interesado, y que aunque es consciente de que el rey ha podido buscarle un matrimonio de conveniencia, le ruega que tome en consideración sus sentimientos. Yang-myung le confiesa que entiende la osadía de su petición, pero este es el primer y último favor que le pedirá al rey. Con temor, Yang-myung se prepara para la ira de su padre. Pero para su sorpresa, este le pregunta a que familia pertenece. Yang-myung le dice que se trata de la hija del catedrático Heo, Yeon-woo, y incrédulo escucha como su padre le dice que lo tendrá en cuenta.

Yang-myung abandona el despacho de su padre dando saltos de alegría. Y Yo estoy llorando a moco tendido porque se que su alegría se va a terminar antes de lo que se imagina. Mientras que el rey a solas en su despacho se lamenta de que su hijo no pueda entrar libremente a palacio. Por un lado me alegro de que la frialdad que el rey demuestra hacia Yang-myung no venga del rencor ni de la falta de amor, si no todo lo contrario. Creo que lo que quiere es prevenir que su hijo sufra el mismo desgraciado destino de su hermano.

Esa misma noche en la casa de los Heo, sus padres le pregunta a Yeon-woo qué tal le fue el día. Para desilusión del la madre, las únicas palabras que salen de la boca se su hija son “Me ha gustado”. Pero luego añade que vio a su hermano. A la pregunta de Yeom ¿Cómo es que yo no te vi? Ella le responde que es secreto, y cita el dicho que mencionara el rey en la mañana.  Su padre le dice a Yeom que aún le queda mucho que aprender de Yeom, y confiesa que estaba preocupado por cómo se adaptaría su hija a palacio. Pero ahora ve que no hay de qué preocuparse. El padre se congratula de tener una hija tan excelente como ella, a lo que Yeon-woon le devuelve el cumplido con otro. A lo que la madre comenta que su hijo Yeom es el más inteligente y guapo, y Yeom le responde que su madre es la mejor. Es un adorable momento familiar.

Poco después Seol esta practicando con una espada de madera, cuando por poco golpea accidentalmente a Yeon-woo que se ha atravesado en la dirección de su espada. Resulta que Yeon-woo a ido a los aposentos de los empleados en busca de consejo. Le pide a Seol que interprete el mensaje de Hwon. Pero con él amor a las armas de Seol, esta interpreta el mensaje de igual manera que lo hiciera Yeon-woo, y le dice que es una amenaza. Seol le pregunta si el mensajero que iban a mandar para buscar a esa persona la encontró. Yeon-woo le dice que si, pero que la persona lo disuadió de que no era ella. Seol alarmada le dice  que ese ha sido un error de su parte, y que sólo hará el problema más grande.

De vuelta en el jardín de sus aposentos, Yeon-woo recibe la visita del imaginario Hwon, hoy vestido con la ropa que llevaba durante el partido. Sonriente Hwon le pregunta que si de verdad creé que la estaba amenazando. Yeon-woo le pregunta que si es posible que no la estubiera amenazajndo, en cuyo caso le pregunta a Hwon si piensa mandar otra vez a alguien para quedar con ella. Hown le responde que si en ese caso, ella lo va a ir a ver. Avergonzada Yeon-woo agacha la vista y confiesa que no estaria mal el volver a verlo una vez más, ella pregunta ¿Vas a mandar a alguien?. Pero cuando alza la vista en busca de la respuesta, el Hwon de su imaginación a volado de vuelta a palacio.

El ambiente no es tan placentero en la casa de los Yoon, donde Dae-hyung aun no a superado el hecho de que la princesa favorezca a Yeon-woo sobre su hija. Bo-kyung confiesa no haber hecho nada que desmerezca. Con lagrimas en los ojos confiesa que su único pecado en no ser la hija del consejero Heo, ya que la princesa esta enamorada del profesor Heo Yeom. Es más incluso otro pariente real llamado Lee Hwon parece favorecerla, ya que hasta le mando una carta en secreto. Si bien Bo-kyung desconoce quien es Hwon, su padre sabe muy bien de quien se trata y le pide que le de más explicaciones al respecto.

Dae-hyung no pierde tiempo en ir a informar a la reina madre de lo acontecido. Esta se fascina al saber que su joven nieto es capaz de escribir cartas de amor. Aunque no entiende como es posible que este interesado en una joven a la que ni siquiera conoce. Dae-hyung no tarda en apuntar que es posible que su hermano Yeom haya sembrado el interés por Yeon-woo en la cabeza del príncipe, siendo como es el maestro del príncipe heredero. En cualquier caso, la reina madre le dice que no tiene de qué preocuparse, ya que los matrimonios reales no se deciden por amor, si no por conveniencia política. Pero, Dae-hyung hace que la reina madre se preocupe un poco, al comentar que parece que el rey también esta interesado en esa familia. ¿Qué otro interés podría tener al traer a ambos hijos de esa familia a palacio?

A la mañana siguiente, Bo-kyung llega tarde a palacio, pero le dice a sus sirvientas que no hay de qué preocuparse, ya que su padre se encargara de cubrirle las espaldas. Es entonces que recuerda como le confesó y rogó a su padre que la ayude a entrar a vivir en palacio. Como si el destino la estuviera sonriendo, Hyung-sun que fracasara el día anterior en encontrar a Yeon-woo, se acerca a ella con un mensaje del palacio del este (la residencia del príncipe heredero). Hyung-sun le informa que el príncipe heredero desea verla.  Bo-kyung recibe la información con sorpresa.

Mientras, Hwon se prepara para su encuentro con Yeon-woo,. esta ensayando la indicaciones de Hyung-sun, quien le dijo que un hombre se ve más interesante si espera a su amada de espaldas a la puesta y se da la vuelta lentamente. Esta de lo más adorable y cuando se rie nervioso, no puedo evitar reírme con el. Es esa sensación de vergüenza y nerviosismo uno siente cuando vas a ver a la persona amada por primera vez.

Claro que todos sabemos que la que va a llegar no es la persona que es se imagina. Hwon oyea alguien aproximarse, y se posiciona todo digno de espaldas a la puerta… esto va a terminar mal. Cuando Bo-hyung esta justo tras el, Hwon le dice “Ahora puedes ver, aunque ya lo sabías, que yo no soy un oficial de la corte, si no el príncipe heredero de Joseon”.

Hown se gira lentamente, y Bo-kyung pernanece con la cabeza inclinada en respeto, así que Hwon no puede ver de quien se trata y prosigue diciendo que no la ha podido olvidar desde ese día. ¡Agarense que vienen curvas! Bo-kyung no puede evitar el sonreír entusiasmada al oír al príncipe heredero hablar de ella en esos términos. Y mientras, Hwon sigue sin darse cuenta de que la persona frente a él no es Yeon-woo. Hwon le dice que ya que ha sido tan difícil orquestar este encuentro, ella debería dejarle ver su rostro.  ¡Allá vamos! Sorprendido Hown le pregunta quién es ella y qué hace allí. Bo-kyung se presenta, y Hwon se disculpa y le dice que ha sido un error, y sale del cuarto. Mientras, la sonrisa se desvanece del rostro de Bok-kyung.

Hwon se marcha furioso, no si antes lanzarle una mirada de reproche a Hyng-sun quien lo sigue para disculparse. Algo me dice que Hyung-sun va a estar castigado contra la pared muy pronto. Bo-kyung abandona tras ellos el edificio, y la situación es observada por una de las doncellas de palacio que los mira con cara de asombro.

Por su parte Minhwa y Yeon-woo estan disfrutando haciendo pulseras trenzadas que normalmente se hacen con la intención de desear una larga vida para la persona ala que se le regala. Minhwa esta llena de entusiasmo cuando confiesa que tiene planeado entregar la pulsera a Yeom. Yeon-woo esta algo decepcionada, pues ella también pensaba regalarle la pulsera a su hermano. Minhwa le dice que ni hablar del caso. Que en lugar de dársela a Yeom, Yeon-woo podría regalársela a su hermano. Yeon-woo no puede creer que Minhwa le este sugiriendo que le regale su pulsera al príncipe heredero. Pero Minhwa le dice que ella se la entregara de su parte.  Avergonzada, Yeon-woo declara que en ese caso la debe hacer de nuevo pues su pulsera es muy cutre. Pero en el fondo esta contenta con la idea de que su pulsera vaya a parara a las manos de Hwon.

Es entonces que Bo-kyung llega al cuarto, y aunque la princesa la saluda sonriente, no le presta mayor atención. Aun confundida por lo que acaba de suceder, Bok-kyung repite las palabras del príncipe en su cabeza, y parece que finalmente se da cuenta de quién es la persona que el príncipe realmente quería ver.

Mientras tanto los rumores de que el príncipe se ha estado viendo a escondidas con la hija del ministro Yoon corren como la pólvora por palacio. Llegando a los oídos de la reina Han.

Por su parte Hwon esta reclamándole a Hyung-sun, por el error garrafal que ha cometido. Pero éste le repite que ella le mintió y le dijo que no se trataba  de la hermana de Yeom.  Hwon no entiende el por qué Yeon-woo mentiria. Es entonces que Hyung-sun llega al rescate con un diagrama del cerebro de Yeon-woo, y su consiguiente explicación.

Hyung-sun no tarda en explicarle que el 70% de cerebro de Yeon-woo esta ocupado por su hermano Yeom, habiendo vivido con el desde la infancia, y siendo el mismo un erudito en todas las materias escolásticas. Es más, siendo amigos cercanos de Yeom, Yang-myung con su personalidad brillante y jovial ocupa el 20%, mientras que Woo siendo un guerrero atractivo y al mismo tiempo frío, ocupa el 10% de sus pensamientos.

Con ellos tres, ya se ha alcanzado el 100%, sin embargo hay un pequeñísimo punto en el diagrama, y Hwon no tarda en preguntarle qué es dicho punto. A lo que Hyung-sun le responde que ese pequeñísimo punto es su alteza el príncipe heredero. Hwon no puede creer lo que está oyendo, pero Hyung-sun le explica que eso es debido a que Hwon vive distanciado del mundo y por lo tanto no ha tenido suficiente contacto con ella. Si a eso le suma el hecho de que ella primero pensó que él era un ladrón, luego un oficial de la corte, y ahora el príncipe…Hwon furioso lo manda callar, y como era de esperar lo castiga contra la pared, pues no quiere mirarlo a la cara.

Justo entonces llega un mensajero que lo informa de que el rey desea verle. Tan pronto como sale de sus aposentos Hyung-sun es arrestado por unos guardias, quienes se lo llevan, mientras este llama al príncipe a gritos.

Por su parte, Hwon debe responder ante su padre sobre los rumores de que se ha visto a escondidas con la hija del ministro Yoo. Hwon le admite haberse encontrado con la hija del ministro Yoon, pero que fue un error. El rey le grita que no escuse su comportamiento. Pero Hwon le dice que desde hace algún tiempo hay una muchacha en la que esta interesada. Y que cuando ésta entró a palacio, él quiso verla. Pero que en ningún caso es la hija del ministro Yoon. “La muchacha que tengo en mi corazón es la hija del consejero real, jefe de los catedráticos Heo” El rey recuerda que esas palabras exactamente fueron las que le dijera el día anterior Yang-myung. Así que corta la confesión de su hijo y le dice que hara de cuenta de que no ha oído nada.  Hwon lo trata convencer, pero el rey le recuerda que él va a ser la base de este país, y que su comportamiento puede causar que Yeon-woo esta en medio de una lucha política. Hwon accede a no volver a verla.

Tras una jornada con la princesa Yeon-woo y Bo-kyung se disponen a salir de palacio. Y los ánimos de las dos muchachas no podrían ser más diferentes. Pues mientras Yeon-woo esta sonriente y relajada, Bo-kyung parece preocupada y alejada de la realidad.  Yeon-woo se preocupa, pues según ha oído, la razón por la que llegó tarde esta mañana fue porque se mareo en el palanquín. Tras un primer impulso violento, la mente maquiavélica de Bo-kyung entra en funcionamiento, y le “confiesa” a Yeon-woo que la razón por la que llego tarde fue por que el príncipe heredero deseaba verla a solas. Que Hwon le confeso haberla estado observando desde lejos y deseaba verla en persona al menos una vez. Yeon-woo se queda abatida e incapaz de moverse. Mientras Bo-kyung se aleja mirándola con desdén y satisfacción al mismo tiempo.

A la mañana siguiente, el rey se reune con el gabinete de consejeros reales, y les informa que a decidido decer a las presiones de su madre y empezar el proceso de busqueda de consorte del príncipe heredero. El rey les dice que sin importar de que cas provengan, todas las muchachas de entre 12 y 16 años a partir de ahora tienen prohibido el casarse.  El ministro Yoon escucha complacido el anuncio, mientras que el consejero Heo, no puede ocultar su preocupación. Así mismo, el rey les recuerda que esta noche se llevara acavo un Narye (ceremonia para espantar los malos espiritus, que se celebra el último día del calendario lunar).

En los aposentos del príncipe, Hyung-sun le recuerda que debe vestirse para la ceremonia de esa noche. Pero Hwon ensimismado observando la planta que Yeon-woo le regalara. Le pregunta a Hyung-sun de qué flor se trata, a lo que Hyung-sun pide permiso para acercarse. Y a duras penas, aun adolorido por la paliza recibida por parte de los guardias el día anterior se aproxima a la planta para concluir que no es una flor sino un tipo de lechuga. Hwon se pregunta el por qué le regalaría una lechuga, pero descorazonado y sin energía se dice a sí mismo que jamás sabrá la respuesta a esa incógnita. Y para sorpresa de Hyung-sun le ordena que se deshaga de la maceta.

Hyung-sun se marcha con la maceta, pero mira a su amo que parece muerto en vida, mientras esta siendo vestido para la ceremonia. Y así desganado, y arrastrando los pies sale de sus aposentos camino a la ceremonia, cuando su séquito se cruza con Yeon-woo y Bo-kyung. Yeon-woo intenta buscarlo con su mirada, pero Hwon sigue frío y distante, mientras las palabras de su padre resuenan en su cabeza. No debe poner a Yeon-woo en peligro. Hwon se marcha sin mirar a tras, hiriendo a Yeon-woo, y confundiendo a Bo-kyung que no entiende la indiferencia del príncipe hacia Yeon-woo.

Nok-young y sus séquito de chamanes reales se están preparando para realizar una ceremonia de limpia en la que fuera la residencia del príncipe  Uisung. Pero Ko-young les advierte que deben ser rápidas e ir con cuidado, pues aunque la reina madre ha autorizado la ceremonia nadie debe enterarse.

Mientras tanto en le patio principal de palacio la ceremonia oficial da comienzo, y toda la familia real, y los oficiales reales participan en la celebración. incluso Yang-myung esta presente, quien en lugar de estar sentado junto a la familia real , esta sentado abajo, junto al ministro Yoon.

Yang-myung no tandar en reconocer a Yeon-woo que esta presenciando la ceremonia frente a él. Pero pronto se da cuenta de que Yeon-woo esta mirando a Hwon, que sigue ausente y serio presenciando la ceremonia. En justo cuando Yeon-woo descia su mirada, mara mirar la pulsera en la palma de su mano, que Hwon la mira a ella con un gesto mezcla de lolor y frialdad. Por suerte, o por desgracia, Yang-myung es el único que parede haber descubierto ese intercambio de miradas. Reconozco mi fascinación por los triángulos de miradas, pero este simplemente es cruel.

La ceremonia en la residencia del príncipe Uisung prosigue, ofrendas de comida han sido ofrecidas a los espíritus, y Nok-young y sus chamanes danzan. En el éxtasis de la danza, Nok-young es transportada al borde de un precipicio, de la noche se ha pasado al día, y cuando se gira descubre con sorpresa una tumba. Mientras en el palacio real, bailarines enmascarados danzan para deleite de todos. Es justo entonces que Yeon-wook puede escuchar una voz que le urge a que huya. Se trata de Nok-young quien le dice:

No es un destino con el que puedas lidiar.

No fortalezcas tus lazos con él.

Esta es tu única oportunidad de evadirlo

En busca del origen de esa voz, Yeon-woo camina entre los danzantes, cuando frente a ella ve a Nok-young. El tiempo se congela alrededor de ellas, mientras en su mente Nok-young le repite las mismas palabras.

Nok-young desaparece, y los bailarines retoman su baile, cuando una de las figuras enmascaradas se presenta frente a ella, y ella grita alarmada, dejando caer la pulsera que había hecho para Hwon. El enmascarado le manda guardar silencio con un gesto, le toma la mano y se la lleva lejos del bullicio de la ceremonia.  En su camino se cruzan con Yang-myung que alarmado al darse cuenta que se trata de Yeon-woo decide seguirlos.

Una vez lo suficientemente alejados del bullicio y de la gente, el enmascarado se quita la mascara. Se trata de Hwon, y Yeon-woo no pude esconder su sorpresa.

Hwon: ¿Sabes quién soy?

Yeon-woo asiente

Hwon: ¿Quién souyo? dímelo

Yeon-woo: De este país, Joseon…

Hwon: El príncipe heredero, Lee Hwon

Fuegos artificiales iluminan la noche, Minhwa mira a su amado Yeom, mientras una desanimada Bo-kyung observa la pulsera que se le cayera a Yeon-woo cuando fue arrastrada por Hwon. Mientras Hwon le pregunta a Yeon-woo si ella quería que la olvidara. Hwon se disculpa y le dice que aunque trato de olvidarla no ha podido. Del cielo caen pétalos de flores y en la distancia Yang-myung los observa con tristeza.

FIN

Comentarios

Qué puedo decir, cada día que pasa la historia se pone mejor y mejor. Pero los días felices y despreocupados estan tocando a su fin.  Esta historia esta destinada a rompernos el corazón, pues con la profecía de por medio, sabemos que los destinos de dos de sus protagonistas estan escritos en una forma más que trágica.

Además no sabemos hasta qué punto el hecho de que Nok-young este tratando de convencer a la reina madre de que Bo-kyung no es lo que en verdad esta perpetuando la profecía. A lo mejor si ella hubiera sido clara, y le hubiera confesado que Bok-young no es la adecuada para ese puesto, la reina madre hubiera seguido su consejo, siendo como parece ser una mujer supersticiosa.

Como habréis podido notar, Yang-myung es mi debilidad. El hecho de que sea un muchacho tan encantador, tan jovial, y que tenga que vivir sin el amor de su familia, y sin futuro profesional, sólo para asegurar la hegemonía de su hermano, me parte el alma. Más aun sabiendo, que según la profecía, sólo un sol puede permanecer vivo. La verdad es que espero con ansias que la historia demuestre que uno puede superar su propio destino, y crear uno nuevo. Igual que espero, que el Yang-myung  adulto no se convierta en un hombre lleno de resentimiento y rencor.

Personalmente disfrutaría mucho de más momentos con los cuatro muchachos juntos, haciendo cosas de muchachos de su edad, como en este capítulo. Pero dudo que eso llegue a pasar.

La pareja protagonista esta de los más adorable junta, y disfruto de la ingenuidad, y de la simpleza de ese amor puro y joven al que están despertando. Por desgracia, no creo que les dure mucho. Así que a disfrutar de lo que nos queda.

En cuanto a Bo-hyung, la pobre lleva las de perder de entrada. La verdad es que no le tengo ningún aprecio a su personaje, pero cualquiera se sentiría herido, si lo trataran con el desinterés con el que ella es tratada en palacio, y viera los favoritismos de los que Yeon-woo disfruta.

Ahora a por el siguiente capítulo.

6 comentarios en “La Luna que abraza al Sol: Capítulo 3

  1. Muy buenos tus recapitulaciones, se que toma mucho tiempo hacer este tipo de mensajes, así que de ante mano …. muchísimas gracias y espero que sigas con la recapitulación de los siguientes episodios … esperaré pacientemente.

  2. muchas gracias por hacer las recapitulaciones…….solo espero que algun alma caritativa pueda hacer los sub español, pero leyendo cada capitulo estoy mas satisfecha…….no entiendo porque es dificil encontrar este drama subtitulado, en fin solo paciencia y estare pendiente del capitulo cuatro…….una vez mas muchas gracias………

    • Este es la tercera semana de emisión del drama, así que espero que pronto alguien comenzara a traducirlo. El drama esta teniendo un gran éxtio en Corea donde en su segunda semana supero el 20% de la audienci. Eso es muy raro para una serie que acaba de empezar.
      Tenia planeado terminar el capitulo 4 hoy. Pero cometí el error de ver el capítulo 5 cuando lo estaban emitiendo, y me costo un poco sobreponerme emocionalmente. Pero no cuento más para no revelar más de lo debido. En cualquier caso el drama esta buenísimo

      • si es cierto que el drama esta teniendo muy buena audiencia, creo segun lo que lei al publico coreano les gusta este tipo de drama y no los culpo porque he visto varios de este genero que se han convertido en mis favoritos……..ahhhh tambien lei algo del capitulo pero me dejo al igual que vos…….pero como soy masoquista jajajajaja lo seguire aunque no se como acabe es que soy muy terca…….no se si estas siguiendo “Wild Romance“ creo que empezaron la misma semana, hasta ahora me divierto con los dos prota y sus constantes peleas espero que el drama no decaiga por la falta de audiencia……..pero tengo dudas con Take Care of Us, Captain por la prota que me decepciono en el musical……..solo me queda buscar mas dramas para ver soy una adicta sin cura…….

        • POr el momento este drama me tiene enamorada. Los actores jóvenes han hecho un trabajo tan bueneo, que los adultos lo tienen difícil.
          También estoy biendo Wild Romance y por ahora me encanta. Igual que tu he decidido saltarme Take Care of Us, Captain, por que después de El Musical no tenía muchas ganas de verla, además por lo que oí la historia no es nada original. Es posible que alghún día, cuando tenga algo de tiempo le de una oportunidad, pero no se cuando será.
          Por mi parte tengo estoy viendo 9 dramas en estos momento, por lo que mi cupo esta más que lleno🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s